alquiler piso o casa

Cómo alquilar tu piso o casa con las mayores garantías

En PDA conocemos bien los riesgos que implica alquilar un inmueble. Mejor que tener una vivienda vacía es hacerla rentable alquilándola pero existe miedo al desconocimiento de los inquilinos, a los impagos, a que la vivienda sufra daños, etc. Por eso es importante contar con un buen asesoramiento inmobiliario a la hora de realizar los trámites de la forma más legal posible para que no se produzcan encuentros desafortunados entre propietario e inquilino.
 
El propietario puede “blindar” de alguna manera su casa o piso y ponerlo en alquiler sin que después se lamente por ello.
 
  1. Acude a una asesoría inmobiliaria.

 
Gracias al trabajo de profesionales con experiencia, conseguirás muchas ventajas, entre las cuales, que el asesor se encargue de hacer la primera selección de los posibles inquilinos, pedirles referencias e incluso comprobar antecedentes o hacer firmar al inquilino documentos que impidan realizar determinados actos.
 
  1. Hacer una selección del inquilino.

 
Si acudes a una asesoría inmobiliaria como PDA este paso ya lo realizamos por ti. El mejor remedio para evitar un mal inquilino es hacer un buen “casting”. Podemos comenzar preguntando por su trabajo, solicitar su nómina, un contrato de trabajo, etc. con lo que podamos quedarnos tranquilos a la hora de asumir los pagos. Si el inquilino ya ha estado en otros inmuebles, también podemos pedirle el teléfono de sus anteriores arrendadores. Si no nos quedamos tranquilos con esta acción podemos dirigirnos a consultar diferentes registros de morosos, esto también lo realizamos por ti en nuestra asesoría inmobiliaria. El inquilino puede ser reacio a entregar sus datos personales, nóminas, etc. a un particular, sin embargo, si cuenta con los servicios profesionales de PDA, seguro que la cosa cambia.
 
  1. Pedir garantías adicionales

 
Para alquilar nuestro inmueble con mayor tranquilidad exigiremos una fianza que cubrirá los posibles daños que pueda ocasionar el inquilino, pero también podemos establecer cualquier tipo de garantía del cumplimiento de las obligaciones de pago de manera adicional en el momento de firmar el contrato. Por ejemplo, a través de estas garantía adicional (una mensualidad más o dos) se tratan de cubrir las obligaciones de pago no satisfechas por parte del inquilino o los desperfectos que pueda provocar en la casa. El importe es libre y deberá ser acordado por ambas partes.
 
  1. Exigencia de aval

 
Al igual que cuando solicitamos un préstamo al banco o financiamos algún tipo de bien debemos mostrar un aval, en este caso también puede ser una idea interesante para garantizarnos el pago del alquiler. El aval es un respaldo que da un tercero sobre los pagos que asume el alquilado. Para este caso, se puede presentar un aval personal o un aval bancario.
El aval personal es generalmente un familiar que, en caso de que el inquilino no asuma los pagos, el avalista será el responsable de saldar las deudas como si fuera suya.
En el caso de un aval bancario es una entidad financiera la que responderá si el alquilado deja de pagar. Es un aval más difícil de conseguir y puede que no esté en vigor para siempre sino solo para un periodo determinado.
La exigencia de pedir un aval es interesante para el propietario pero muchos inquilinos verán un problema porque no es fácil conseguir este tipo de requisito. De todas formas, en PDA podemos asesorar tanto a inquilinos como a propietarios en la realización de estos trámites.
 
  1. Someter el contrato al arbitraje

 
Se trata de una vía para la resolución de conflictos fuera de la vía judicial y regulada por ley. Consiste en que tanto el alquilado como el arrendador firman un anexo al contrato en que, en caso de conflicto, acuerdan someterse a la decisión que tome un árbitro imparcial con la finalizad de encontrar una solución.
De esta manera, en caso de impago de la renta, un árbitro mediará en el conflicto, sin necesidad de recurrir a la vía judicial ni contratar abogados, etc. El punto negativo es que a pesar de que han firmado que están sometidos a este procedimiento, si una de las dos partes no acata esa decisión tendrá que recurrir a la justicia.
 
  1. Contratación de un seguro de impago o desperfectos

 
Además de los impagos de la renta también podemos tener miedo a los desperfectos y los desgastes del inmueble, sobre todo cuando se trata de viviendas con mucho mimo. Para cubrir esos daños e incluso los impagos, podemos recurrir a la contratación de un seguro. En nuestro despacho somos también agente de seguros y podemos buscar el que mas convenga. El coste dependerá de lo que quiera contratar y normalmente este coste adicional se puede exigir al inquilino aunque la póliza deberá ir a nombre del propietario del inmueble. Aunque influyen muchas variables, el coste de este tipo de seguros puede parecerse al de un seguro de hogar contando con unos 200 euros anuales, aunque variará en función de las coberturas.
 
Estas son algunas de las opciones más interesantes para tener garantías a la hora de alquilar tu casa o piso. Por eso queremos indicar que en PDA contamos con:
  • Profesionales con experiencia para la elaboración de todos los trámites
  • Información sobre todos nuestros inquilinos (incluso podemos pedir nóminas, contratos o avales)
  • Tienes la posibilidad de contratar un seguro para daños o impagos
  • Realizamos las visitas y gestiones oportunas para que llegue a ti el inquilino ideal
 
Puedes llamarnos al 957645145 si tienes dudas y vemos todas las posibilidades.
 

Síguenos en redes sociales para estar al día:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Bienvenida/o a la información básica sobre las cookies de la página web responsabilidad de la entidad: PABLO DOMINGUEZ ASESORES S.L. Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en tu ordenador, “smartphone” o tableta cada vez que visitas nuestra página web. Algunas cookies son nuestras y otras pertenecen a empresas externas que prestan servicios para nuestra página web. Las cookies pueden ser de varios tipos: las cookies técnicas son necesarias para que nuestra página web pueda funcionar, no necesitan de tu autorización y son las únicas que tenemos activadas por defecto. Por tanto, son las únicas cookies que estarán activas si solo pulsas el botón ACEPTAR. El resto de cookies sirven para mejorar nuestra página, para personalizarla en base a tus preferencias, o para poder mostrarte publicidad ajustada a tus búsquedas, gustos e intereses personales. Todas ellas las tenemos desactivadas por defecto, pero puedes activarlas en nuestro apartado CONFIGURACIÓN DE COOKIES: toma el control y disfruta de una navegación personalizada en nuestra página, con un paso tan sencillo y rápido como la marcación de las casillas que tú quieras. Si quieres más información, consulta la política de cookies de nuestra página web.

ACEPTAR
Aviso de cookies