La regla del 4% para la jubilación

Después de muchos años de esfuerzo y de trabajo llega el momento de la jubilación y lo único que nos apetece es disfrutar del retiro y dedicar nuestro tiempo libre a todas esas actividades, sueños y proyectos que tuvimos que dejar de lado por muchos años. Llegar a ello requiere de toda una planificación financiera que no viene sola: invertir, ahorrar y no despilfarrar el dinero son las principales claves para llegar a esta edad sin preocupaciones ni presiones económicas. Hacer bien los deberes es, a largo plazo, sinónimo de bienestar, tranquilidad y de una calidad de vida asegurada. Ahora bien, ¿cómo debemos manejar nuestro dinero mientras construimos ese colchón económico? Hay muchas vías y hoy queremos hablarte de una de ellas: la regla del 4% para la jubilación. ¿Habías escuchado hablar de ella? ¡Te explicamos todo lo que debes saber para ponerla en práctica.
 

Para garantizar que nuestras inversiones o que ese plan de pensiones que hemos contratado nos aseguren un futuro estable, hay ciertas cosas que debemos poner en práctica con anterioridad. Por una parte, es imprescindible cultivar el hábito de ahorro desde el momento en que comenzamos a trabajar y por el otro, planificar la jubilación en base a esa vida que aspiramos tener una vez llegue el retiro laboral. Esto te llevará a hacerte una pregunta que es fundamental: ¿cuánto dinero tendré que ahorrar de cara a mi jubilación?

No es una respuesta sencilla, pero gracias a ciertas fórmulas es posible calcular tu jubilación y estimar cuánto dinero tendrás que invertir o ahorrar cada año y, sobre todo, cuánto podrás gastar una vez dejes de trabajar y comiences a recibir la pensión pública (que no siempre no es suficiente para vivir como esperamos). En este sentido, contar con el asesoramiento de un profesional es siempre una buena alternativa. 

Pues bien, la famosa regla del 4% se remonta a 1998 cuando profesores de la Universidad de Trinity hicieron un estudio basándose en datos de la evolución de la bolsa y bonos estadounidenses desde 1926 hasta 1996 para dar con la tasa de reembolso sobre una cantidad específica para extenderla hasta los 25 años. Es un método que nos permite estimar el porcentaje de nuestras inversiones o ahorros de los que podremos disponer cada año durante la jubilación sin que estos terminen agotándose antes de tiempo.

 

Antes de ponernos manos a la obra con el cálculo queremos recordarte que el estudio que dio vida a este método se realizó en Estados Unidos, un país que es referencia en el ahorro para la jubilación puesto que cuentan con un sistema público de pensiones realmente ineficiente y que pocas características comparte con el español. Ahora que ya tienes claro este importante matiz, ya puedes sacar tu lápiz y papel.

Imagina que después de retirarte tus necesidades serán iguales o muy parecidas a las que tienes actualmente. Ahora contabiliza un año completo de gastos y multiplícalos por 25. En principio, con esa cantidad y retirando únicamente un 4% cada año, disfrutarás de una jubilación sin preocupaciones económicas.

Para aplicar la regla del 4% basta con que multipliques por 0,04 la cantidad de dinero que hayas logrado ahorrar para la jubilación. Este resultado será una cifra aproximada de lo que podrás gastar cada año sin que tu fuente financiera se termine antes de los 25 años.

En cualquier caso, recuerda que se trata de un porcentaje aproximado y que las circunstancias y variaciones del mercado juegan un papel importante en estas cuestiones. No obstante, se trata de un cálculo bastante orientativo que nos ayuda a saber cuánto dinero debemos ahorrar para la jubilación y cómo debemos administrarlo llegado el momento del retiro.

Si necesitas un asesoramiento más personalizado puedes llamarnos al 957 646 261 y le informaremos.

 
#ahorro #jubilación #pensiones #planpensiones
Fuente: Allianz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bienvenida/o a la información básica sobre las cookies de la página web responsabilidad de la entidad: PABLO DOMINGUEZ ASESORES S.L. Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en tu ordenador, “smartphone” o tableta cada vez que visitas nuestra página web. Algunas cookies son nuestras y otras pertenecen a empresas externas que prestan servicios para nuestra página web. Las cookies pueden ser de varios tipos: las cookies técnicas son necesarias para que nuestra página web pueda funcionar, no necesitan de tu autorización y son las únicas que tenemos activadas por defecto. Por tanto, son las únicas cookies que estarán activas si solo pulsas el botón ACEPTAR. El resto de cookies sirven para mejorar nuestra página, para personalizarla en base a tus preferencias, o para poder mostrarte publicidad ajustada a tus búsquedas, gustos e intereses personales. Todas ellas las tenemos desactivadas por defecto, pero puedes activarlas en nuestro apartado CONFIGURACIÓN DE COOKIES: toma el control y disfruta de una navegación personalizada en nuestra página, con un paso tan sencillo y rápido como la marcación de las casillas que tú quieras. Si quieres más información, consulta la política de cookies de nuestra página web.

ACEPTAR
Aviso de cookies